miércoles, 5 de enero de 2011

UN PEQUEÑO SOPLO A TU MIRADA, MI QUERIDA ÁNGELA

Mientras abrazaba a mi Dios, socorriéndome en su obra, verbo hecho cenizas y de las cenizas hizo el amor, ese que llamamos creación. Le pedí que despertase hoy haciendo el amor, y te encontré fusionada en palabras, para ir desnudando con mi sudor de miradas, el algodonal de tus poros. Con soplo de aromas desabotonaba tu vestir para descubrir tu delicia. Supe que eras y a la vez no eras, pues eras yo y a la vez ambos. En suave excitación me dejé morir para renacer en tu adentro, y fuiste musa, canción y poesía, ese fuego que vuela en la calma de logro. Tiempo, tes has ido para ser cómplice, y dejarnos jugar al amor. Y tú, en huella te dejaste viva, para hacerte el amor en cada inhalación de mi camino. Llegaste, para cubrirme de instantes, y me haces hermoso porque te reflejas en mis labios y así me hago tuyo. Kardhiel http://kardhiel.blogspot.com/

4 comentarios:

Jose Jaime dijo...

Bonito poema. Feliz año para ti y los tuyos, que tengas un año estelar.

Que los reyes te dejen muchas cosas.

Abrazo

Emilio M. dijo...

¿Sabes amiga? Este poema me ha recordado tu Aranjuez, el de las arboledas en otoño. Es bello.

Pero es una belleza solitaria, el de tu Aranjuez palaciego. Una belleza mansa, íntima, apegada con disimulo.

Así me sabe el poema que has traído hasta tu cálida casa. Un placer degustarlo.

Un gran abrazo querida amiga. Y disculpa las tardanzas...

ecos de ubeda dijo...

me gusta

lhuzdelhuna dijo...

Como no..precioso..
de un gran poeta..
Khardhiel
Un Besazo guapa...